martes, 12 de mayo de 2009

Proyecto de Declaración: Repudio a las expresiones vertidas por el Jefe de Policía de la Prov. de Córdoba, Comisario Alejo Paredes

LA LEGISLATURA DE LA PROVINCIA DE CORDOBA
DECLARA


Su más enérgico repudio a las expresiones vertidas por el Jefe de Policía de la Provincia de Córdoba, Comisario Alejo Paredes, el día 07 de mayo del corriente año, que niegan la existencia de casos de trata de personas en el ámbito provincial, desacreditando la masiva movilización realizada en denuncia y repudio a hechos no esclarecidos y que pondrían de manifiesto la existencia de una red de trata de personas que opera en Córdoba.

FUNDAMENTOS

Sr. Presidente:

Las expresiones poco felices del Comisario Alejo Paredes solo legitiman la complicidad de determinados sectores en un flagelo mundial, que se presenta en nuestra provincia, minimizando las denuncias de personas que han sufrido algún intento de secuestro y desacreditando la violación de derechos humanos,

Es inconcebible que ante la existencia de investigaciones judiciales, y las denuncias existentes por parte de ciudadanos que han sufrido algún intento o tentativa de maltrato, abuso y/o privación ilegítima de la libertad el funcionario público, responsable de la seguridad en la Provincia de Córdoba, tome con absoluta liviandad la existencia de una red que opera en nuestro territorio.

Es una realidad que aqueja y moviliza a la sociedad en su conjunto, lo que exige del Estado la presencia de políticas públicas efectivas y urgentes para desmantelar las redes de trata y no un reduccionismo represivo y policial de una problemática social.

Sin embargo nada de esto se observa. El Jefe de Policía pareciera desconocer la existencia de un negocio millonario que se puso en evidencia cuando las detenciones en Monte Cristo y en Cosquín el 25 y 28 de abril pasado.

Desconoce además los motivos que llevaron a la sancion de la ley N° 26.364 sobre “Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a las Víctimas” (B.O., 30/4/08), frente a serios reclamos de organismos internacionales y de Derechos Humanos, los cuales denunciaban la existencia de redes de trata en la totalidad del territorio de la República Argentina.

La trata de personas es una moderna forma de esclavitud. Comienza con el reclutamiento y sigue con la extirpación de la persona de su familia o lugar de origen, mediante el traslado hasta un destino macabro: la explotación sexual o laboral, la adopción ilegal, el comercio de órganos, el tráfico de droga o la participación forzada en conflictos armados.


Según un informe del Departamento de Estado de EE.UU. del año 2005, se estima que son víctimas de este flagelo entre 600.000 a 800.000 personas, en su mayoría mujeres y niños. Las formas y fines varían: en Europa la explotación con fin sexual es la más difundida; en África y América latina se destaca la explotación laboral en la agricultura, minería y talleres.

Es “la actividad delictiva más rentable después del tráfico de drogas y del tráfico de armas. Es un fenómeno global y cada país es responsable de luchar contra este flagelo que nos afecta a todos”.-

En la materialización de la figura delictiva existen varios eslabones necesarios, que comienzan con algunos actos preparatorios, tales como la conocida maniobra de atraer a una mujer para el ejercicio de la prostitución, mediante la publicación de un aviso engañoso ofreciendo un trabajo de moza; u ofrecer trabajadores para su explotación laboral, o directamente intentando el secuestro sin su consentimiento-

Argentina es un país de origen, tránsito y destino de hombres, mujeres y niños víctimas de la trata de personas con fines comerciales de explotación sexual y trabajo forzado.

La mayor parte de la trata de personas se realiza dentro del país, desde las zonas rurales a las urbanas, con fines de prostitución, existiendo además el traslado de mujeres y niñas argentinas a países limítrofes y a Europa Occidental con fines de explotación sexual.

Las mujeres y niños extranjeros, principalmente provenientes de Paraguay y Brasil, son trasladados hacia Argentina y Europa Occidental con propósitos comerciales de explotación sexual. Los ciudadanos bolivianos y peruanos son ingresados al país para realizar trabajos forzados en talleres clandestinos y en agricultura.

Los casos informados tenidos en cuenta a los fines de la realización del informe antes referenciado, de trata de personas han aumentado en Argentina; lo cual puede deberse a la mayor conciencia pública sobre esta cuestión como así también a la mayor cantidad de gente que migra hacia el país, alguna de la cual es vulnerable al tráfico.

Todo esto parece ser desconocido tanto por el Comisario Alejo Paredes, como por el gobierno provincial, quien ni siquiera avanza en una fuerte concientización del problema.

Ausencia de políticas públicas al respecto, vaciamiento de las reparticiones que trabajaban aunque sea tímidamente en la recepción de denuncias, son una muestra mas de que en definitiva las afirmaciones de Paredes, ponen de manifiesto la ausencia del Estado.

Para una efectiva aplicación de la Ley y Convenciones Internacionales se requiere una fuerte presencia del gobierno nacional y provincial para generar políticas de prevención y concientización como para tomar medidas efectivas ante la existencia del hecho.-

Por estas razones y las que se expondrán en el momento del tratamiento del presente proyecto de Declaración, es que solicito a mis pares la aprobación del mismo.

No hay comentarios:

Foro CEC