jueves, 14 de octubre de 2010

Proyecto de Ley: establece el funcionamiento de los Servicios de Gerentología en los Hospitales y crea el programa de atención a la cuarta edad.

LA LEGISLATURA DE LA PRVINCIA DE CORDOBA
SANCIONA CON FUERZA DE
LEY
Articulo 1: Establecer en los Hospitales dependientes de la Provincia el funcionamiento de los Servicios de Gerontología.-
Articulo 2: Crease el Programa Provincial de atención a la cuarta edad dentro del Ministerio de Salud de la Provincia, teniendo como objetivo lograr el bienestar físico, psíquico y una adecuada satisfacción de vida de nuestros adultos mayores.
Articulo 3: Instaurar dentro de los servicios de Gerontología de los Hospitales Provinciales el servicio de Geriatría a domicilio, que deberá contar con el personal necesario para atender en el acompañamiento a los pacientes que requieren de esos servicios, contemplando además el traslado de los pacientes con movilidad reducida.
Articulo 4: Los servicios de Gerontología deberán contar con Equipos interdisciplinarios, los que necesariamente deberán estar formados por profesionales con especialidad en gerontología (médico, enfermera, trabajador social, psicólogo, nutricionista y kinesiólogo).
Artículo 5: De forma.-

Fundamentos

Sr. Presidente:
La esperanza de vida ha aumentado en forma pronunciada, y se prevé que seguirá creciendo prácticamente en todas las poblaciones del mundo. El aumento de las personas de más de 65 años incide en todos los aspectos de la vida humana. La salud es un factor básico para mantener el bienestar y la calidad de vida en la vejez, y resulta esencial para que los ciudadanos de mayor edad puedan seguir haciendo aportes activos a la sociedad. Para ello es imprescindible la urgente creación de políticas de Estado claras y eficientes a fin de brindar una vejez digna a nuestros mayores.
Una creciente expectativa de vida hace que necesariamente el envejecimiento de la población, ayudado por una caída de la mortalidad y la fecundidad propician este fenómeno ya sea en números absolutos como relativos. Nos referiremos mas adelante a esta etapa del desarrollo como cuarta edad como etapa final del curso de la vida. ¿Que debemos entender como “cuarta edad”?, ¿cuál es la prevalencia de estos grupos en el resto de la población?, ¿Como podemos establecer el paso de la tercera edad a esta cuarta edad?, ¿Cuales son los indicadores para determinar este paso? Estas son algunas de las preguntas que deberemos respondernos para clarificar cual necesario es la creación de los servicios de Gerontología y el tratamiento de la cuarta edad en los Hospitales provinciales.
Entendemos la cuarta edad como etapa final del curso de vida, en la que, el deterioro funcional y el aumento de incapacidades, aumentan la pérdida de autonomía, con el derivado deterioro en la calidad de vida. La dependencia en el vestirse, el movilizarse ya no en la vía publica sino también en el hogar, alimentarse, bañarse o entrar y salir de la cama, como el permanecer solo de noche, constituyen algunos de los indicadores del paso de la tercera a la cuarta edad .-
Es necesario, establecer en los Centros de Jubilados, Hogares de día, etc., Centros de adiestramiento y capacitación en las nuevas técnicas de información y comunicación (TIC). Esto facilitara el proceso de inclusión social de los ancianos. El acceso al conocimiento de esta tecnología proporcionara mayor independencia para la vida cotidiana.
Del análisis realizado, en la cátedra de Psicología del Adulto y la Senectud , de la Universidad Nacional de Cordoba del año 2001, del INDEC, las cifras del envejecimiento de la población en Argentina mayores de 65 años representaba el 9% de la población, es decir que, uno de cada diez habitantes pertenecía al grupo de la vejez. Si desglosamos y analizamos los datos específicos para Córdoba, representa un 10,6%, que nos indica que cordoba supera la media nacional. Según los datos relevados por el INDEC, de censos anteriores, la población mayor de 65 representaba en al año 1980 el 8,2%, para el año1960 el 5,6% y para el año 1914 el 2,3%. La mayor expectativa de vida, producto, por ejemplo, la prevención de enfermedades infecciosas, el mejoramiento de las condiciones del ambiente, acompañado por una menor incidencia en la natalidad (según la Universidad Católica Argentina en el periodo 1995/ 2000, la tasa de fecundidad en argentina se estimo en 2,6 hijos por mujer siendo en periodos anteriores 1970/75 del 3,2%) hacen que la proyecciones poblacionales de argentina para los próximos 50 años, los mayores de 80 años alcanzaran la cuarta parte de la población general del país. Estos datos nos están revelando una situación que, necesariamente se debe tener en cuenta por parte del Estado, ya que no solamente se debe atender en situaciones de crisis a esta población sino que resulta imperioso su cuidado de manera sostenida. Esta nueva realidad nos indica que, como y con fundadas necesidades incrementamos y propiciamos la creación de servicios de Pediatría en todos los establecimientos hospitalarios Provinciales, ahora necesitamos la misma fuerza para la creación de servicios con dedicada atención a la vejez, estableciendo, por ejemplo, la implementación de cartillas de autocuidado que unifiquen la atención integral del paciente, haciéndolos participar activamente en la toma de decisiones para el cuidado de su salud. Como el envejecimiento del organismo es natural, el objetivo de la atención de la cuarta edad esta orientado a, y a través de un acompañamiento del anciano de conductas alimenticias, políticas de inclusión social, a favorecer la participación en eventos culturales y de estudio, actividades de recreación perdurables en el tiempo acordes a sus años. Si el anciano no pudiera asistir a consulta por problemas de movilidad, el médico y la enfermera deben concurrir a su domicilio. Quien debe ocuparse de la atención del anciano es el geriatra y no el médico clínico ya que aquel es el que le garantizaría una adecuada atención debido a la pluripatología frecuente en la vejez, que dificulta el diagnóstico precoz. Así como a nadie se le ocurre que cuando un niño de 3 meses necesita acudir al hospital, sea atendido por un médico distinto de un pediatra, debiera ocurrir lo mismo con un anciano.- La aplicación de una Metodología diagnóstica eficaz y la utilización de todas las medidas terapéuticas posibles, incluyendo las rehabilitadoras, como la búsqueda de soluciones sociales a sus problemas, conseguirá integrar a la sociedad a gran parte de aquellos ancianos que sin ellas estarían socialmente excluidos.-
“… Las causas de enfermedad, discapacidad y mortalidad de las personas mayores pueden aliviarse mediante medidas para la promoción de salud y la prevención de enfermedades que se centren en la nutrición y la actividad física…” (ONU 2002).-
El objetivo principal debe ser mejorar la calidad de vida del anciano, vivir más años y vivirlos lo mejor posible.
Por estas razones y las que se expondrán al momento del tratamiento del presente proyecto de ley, es que solicito a mis pares la aprobación del mismo.-


No hay comentarios:

Foro CEC